jueves, 6 de agosto de 2015

la mujer

Hay esa premisa ensayística y a menudo académica que postula que cuando una mujer escribe, como lispector, sommers, enfrenta a los postulados de la mujer que hacen ciertos hombres y cierta visiòn de lo femenino en una u otra época, o sea que en la mujer que escribe como di giorgio o venturini, o como incluso fulana y mengana, hay en realidad una mujer que se enfurece, rompe cadenas, enarbola su femenino de manera así y asá, o sufre, vejada y apaleada y a veces incluso escupida o violada. Cuando la que escribe es una mujer, automàticamente es una cosa que hace LA MUJER y aun lo femenino (aunque quizá no el feminismo) -y cosas por ahí-. Hay ese axioma o verdad que no claudica y parece ya entroncado en las bases del universo (y será así para siempre puesto que ha sido así desde siempre, etcétera), como leo en un artículo sobre Armonía Sommers en "Las ranas" (revista de ensayo y esto y aquello, bsas.), en que la articulista repudia el llamarla una "rara" porque hacerlo así es pereza, en fin, ya que al parecer en lo mujer de armonìa sommers, dice, y de silvita ocampo (no asì de su horrible hermana, la tarada victoria, la atolondrada y espectacularmente imbécil) y aurora venturini (sic), hay una mujer, etcétera, que es esto y aquello, en fin, etc,... LA MUJER... etcétera.
O sea, es una verdadera lástima, puesto que al parecer las mujeres escritoras nunca pero nunca harán literatura. Siempre habrán de manifestar a la mujer.
Quizá va siendo hora de que las mujeres escritoras maten a la mujer. Es decir, que primero la maten y después escriban

2 comentarios:

Carlos dijo...

o que lean a Lacan?

p. dijo...

no solo en el campo literario, ¡en casi todas las áreas!, nomás fijate en cualquier entrevista que se le hace a una mujer (generalmente la entrevista otra mujer) al toque aparece la pregunta "y qué se siente etc. vos siendo mujer?" (!?). Basta. Ese tufillo machista/misógino.