sábado, 19 de julio de 2008

SE fuE fEstival salida al maR

En centro cultural Paco Urondo, realizóse la última lectura de poetas que dio cierre al festival Salida al Mar, edición 2008. Los últimos cuatro encargados de la lectura fueron una poeta argentina de nombre desconocido, que leyó incomprensibles y aburridísimos poemas (última a la derecha de la foto), luego continuó la combativa mujer de zapatos rojos Viola Fisher, que luego de la anterior despertó los primeros intereses de la audiencia. Los poemas que leyó versaban sobre las relaciones del sujeto con el cuerpo sexual, el cuerpo político y el cuerpo incorpóreo.

A continuación Monserrat Álvarez desglosó algunos agresivos monólogos en contra de todos los presentes, el primero de ellos acababa con una ex-empleada doméstica perdiendose desnuda en las calles limeñas, el segundo un agradecimiento a los presentes porque éramos estúpidos; luego Monse empezó con sus habituales atáques de pánico (probablemente más que ella el pánico lo tenían los oyentes), alejó su silla unos pasos por detrás de la mesa, fue aplaudida por la audiencia que le
pidió que leyera más y cerró con un elogio a la luz, poema lírico que versaba sobre el aura lumínica de un televisor en explayándose en medio de los tornillos, cubiertos y plásticos de la inmunda raza humana. La lectura acabó con un estruendoso aplauso, que derivó, como ya pasó en la primera lectura de Monse para el festival en el Cultural Rojas, se vació la mesa de exposición de sus libros, pasándose la poeta a firmar autógrafos al final de la lectura.


Después de Monse le tocó el turno al poeta uruguayo Roberto Appratto, sugestivo nombre que por cierto resultó ser delator. Este fue el último poeta en leer en el festival. Según palabras de una de las asistentes, sus poemas antimusicales y neuróticos fueron "una sesión sicoanálítica elevada por mil, es decir monólogo de un obse en diván hecho poema".
Para este humilde relator, el poema final de Aparato fue un monólogo beckettiano, pero carente de imprecasiones estético-filosóficas, como si hubiera extraído luego de arduos esfuerzos todo el resto de basura del escritor franco-irlandés. Sin embargo hay que recalcar el humor de uno de sus poemas, que trataba del monólogo de un maniaco-depresivo de cartulina. Luego de la lectura de Aparato, el festival le fin. El encargado del centro apagó la luz y hubimos de retirarnos todos.


Ya en corrientes, fue tomada esta foto: Monse, Luís X , Washingtong Cucurto, Fabian Vique, Natalia V.

2 comentarios:

Carlos Bazzano dijo...

oikoité la nde comentario, igusto katùetereì la ja henduramo la Kucurto rembiapokua ha la Monserrat he`i vaekue.
jajetopata ciberespaciotapepo`irupi
C. B.

Dama Satán dijo...

Carlitos, oh esfinge guaranítica, el hermetismo de tu extraño idioma polisintético ajeno a la tradición flexiva de las modernas lenguas europeas afines a mi encéfalo, occidental, a fin de cuentas, malgré lui, se puede resumir en la sentencia: no he entendido un güevo. Ya me lo explicarás en Barrio Paranoia. Ever, merci pour le comment; c'est vraiment très jolie; touché! (A ver cómo te quedó el ojo, Carlitos; la próxima que tires frases en guaraní no escribiré en francés sino in lingua latina.) Abrazos; see you all soon my paraguayan friends.