domingo, 26 de julio de 2009

DICIEMBRE, 25, MADRUGADA

Al alba he contemplado
un cadáver yacente a los pies de la estatua de Artigas
como si rotas todas sus cadenas por sable libertario
si bien podía estar sólo ebrio, dormido y soñándose libre
bien defendida su alucinación por General fantasma

Al alba he contemplado
la íntima, tenebrosa soledad de todos los objetos de la tierra
que despiertan desnudos de sí mismos
para pálidamente reintegrarse poco a poco en su ser
desorientados aún, su mismidad perdida, así entrañables

Al alba he contemplado
tan cómplices como hartos a dos viejos amantes
saliendo de un bonito hotel que yo conozco
enemigos tal vez por ya tan próximos
satisfechos y míseros
solos en el amor como ningunos

Al alba he contemplado
las hondas ascuas negras y abiertas de mi perro saludando mi arribo
como mirándonos de fuego a fuego en cierta luminosa indistinción traviesa
que celebra la Nada de este Todo

Pero, antes de llegar, al alba he contemplado
en su ventana a la travesti rubia que siempre me saluda con burla o con afecto,
no me queda esto claro, y me invita a subir, no sé si en serio

Pero también al alba he contemplado
a un hombre pensativo sentado en el borde de la acera
que con mucha tristeza contaba lentamente y volvía a contar unos billetes

No me contemplé al alba en el espejo
ni antes ni después de mi café y mi perro
sabiendo que era ocioso querer ver cosa tal
como un centro o un rostro o el lugar de la síntesis
de la Vida dispersa

Siendo ello imposible tras haber contemplado tantas cosas al alba,
pensé cosa segura no poseer reflejo, mas, de hallar una imagen
en esa superficie, esto yo lo sé bien,
sería sólo una máscara


Montserrat Álvarez /Asunción,
amanecer del 25 de diciembre de 2007




7 comentarios:

Mafalda dijo...

...

"Al alba he contemplado
las hondas ascuas negras y abiertas de mi perro saludando mi arribo
como mirándonos de fuego a fuego en cierta luminosa indistinción traviesa
que celebra la Nada de este Todo"


Ja...y pensar que yo tengo la mirada de mi perro y el repetitivo café caliente sobre el escritorio; para sentarme a escribir de todo y en algunas ocasiones sin haber visto nada.

Saludetes.

Mafalda

N. dijo...

que bien que escribe monserrat, asi me gusta la poesia. la verdad que nose que acotacion hacerle! las cosas que al alba se ven cuando la mayoria duerme! hasta los objetos parecen dormidos. debo confesarme una albera nata, no por madrugadora precisamente, pero justamente estas cosas son las mas bonitas, y si a uno lo agarran por la calle... me agarran ganas d salir por ahi al alba y tomar cafe en alguna estacion...
besos

A dijo...

Al alba lucho entre el deber y el querer

Besos adultos
A.

Edgar dijo...

Montse es lo mejor que nos ha pasado a todos los que amamos la literatura y la poesía viviente en este perdido país donde eso es extraño y visto como una costumbre malsana e impractica.

PD: hey Ever Román, que ha pasao con mi custionarito que hay te yo envíado hace uno días. No me digai que no te ha gustado, lo cambio ya nomaís y te hago uno a medida.
Como diz Groucho, si no le gustan mis principios, tengo otros...saludos

gsl dijo...

qué ídola ella! salu2

W dijo...

Contemplar !!!

Me hace falta contemplar!!!!

Dejé de hacerlo... y ya nada más veo....

arghhhhhhhhhhhhhhhhhhh

Besos E

marichuy dijo...

"No me contemplé al alba en el espejo
ni antes ni después de mi café y mi perro
sabiendo que era ocioso querer ver cosa tal
como un centro o un rostro o el lugar de la síntesis
de la Vida dispersa"

Ay Ever qué cosa más bella y dura; hondo que me ha llegado

Saludos