jueves, 9 de julio de 2009

Diario
6/julio/2009

Todo sugerido me viene Mallarmé. Primero en una revista de psicoanálisis y poesía, del que leí unos párrafos esta mañana y luego dejé, porque más ganas me dieron de leer los poemas citados: Herodíades, Un coup de dés, etc.
También estoy leyendo un libro de filosofía con el mallarmeano título de "La domesticación del azar", de un tal Ian Hacking. Al final de uno de los capítulos cita, leí esta noche: "une pensée emet un coup de dés" (un pensamiento emite/es un tiro/jugada de dados).
El azar jamás será abolido, dice Mallarmé.
Tengo un tomo de sus poemas, que leó esporádica y azarosamente, cada tanto, por sus puros sonidos, para sentir la brisa.
¿Fijar el azar es el fin de la escritura?
O, podría ser, ¿trascenderlo?
Volví a mirar un poema cualquiera de Mallarmé y me detuve en este verso: "le jamais banal Bruges" (la jamás banal Brujas).
Brujas es una ciudad-puerto Belga, cruzada por puentes, una especie de Venecia o Amsterdam, pero tanto o más interesante que las otras. Brujas se llama Brugge (puentes) en flamenco. Los franceses la tradujeron fonéticamente, Brugge (puentes) por Bruges (brujas); y los que hablamos castellano lo tradujimos del francés: Brujas.
Junto con el elogio ("jamás banal") del poema, sentí, y no sé exactamente por qué, una carga muy enfática en el adjetivo, como si a Mallarmé no le hubiese quedado otra que ponerlo. Como si el énfasis ya hubiese estado allí antes que él lo hubiera escrito.
Banal es también insustancial, que podría leerse como un atributo de la liviandad. Es decir, como si los versos dijeran: la siempre pesada Brujas. La cargada.
Las brujas son, en efecto, puentes.
Las brujas, puentes para ir del azar absoluto a la trascendencia, ¿a los cielos de la poesía?
Brujas, puentes, es decir musas.
Mallarmé, hecho (cargado) de sustancia azarosa monta en las musas, las utiliza como puentes. Como Brujas. ¿Cómo pueden ser banales (livianas) entonces?
Los poetas cabalgan musas, brujas, puentes, como prefiera uno decirles.
Décadas después, Antonin Artaud graficó con más intensidad aún este tema:
"Selva, selva, tus ojos hormiguean
sobre las fachadas multiplicadas
cabellos de tormenta, los poetas
montan caballos, montan perros."
Cabellos de tormenta, cabellos cargados de sustancia azarosa. Cabellos caballos. Puentes, brujas, perros.
Y yo, que no soy poeta, no hago más que montarme a mí mismo, y mi cielo trascendente no es más que esta hoja de papel.




-

8 comentarios:

mariano skan dijo...

De poesía poco y nada, de franceses menos que cero, números enteros. Pero bueno sería aprender a leer esa lengua que dominó gran parte de siglos anteriores y meterse en su poesía que es lo más polenta del asunto, digo.
Su disgresión llega a buen puerto.En tanto a los seres a montar, se me ocurre uno del tipo Bukosvkiano.

saludos

e. r. dijo...

jajaja, buen punto, mariano.

Andromeda dijo...

Me gustan los poetas malditos.
Muy ingenioso, e. r.
Brujas-puentes-musas...
Mallarmé, hecho (cargado) de sustancia azarosa monta en las musas, las utiliza como puentes. Como Brujas. ¿Cómo pueden ser banales (livianas) entonces?


...Porque si fuesen sólidas no tolerarían una carga azarosa (peligraría su estabilidad). :)
Je je

¿Fijar el azar es el fin de la escritura?
O, podría ser, ¿trascenderlo?


Quizá que todo lo que se escribe es resultado del azar, así como tantas otras cosas, incluyendo a la vida misma.
Azar: ¿sustento del poeta? ¿camino incierto y certero a la vez?

¡Un saludo!

N. dijo...

"la carga mas pesada nos destroza, somos derribados por ella, nos aplasta contra la tierra. Pero en la poesìa amatoria de todas las èpocas la mujer desea cargar con el peso del cuerpo del hombre. Lacarga màs pesada es por lo tanto, a la vez, la imagen de la màs intensa plenitud de la vida. Cuanto mas pesada sea la carga, màs a ras de la tierra estarà nuestra vida, màs real y verdadera será.
Por el contrario, la ausenca absoluta de carga hace que el hombre se vuelva más ligero que el aire, vuele hacia lo alto, se distancie de la tierra, de su ser terreno, que sea real sólo a medias y sus movimientos sean tan ligeros como insignificantes.
Entonces ¿que hemos de elegir? ¿el peso o la levedad?"

e. r. dijo...

N.
Es hermoso el fragmento de kundera que marcás. yo, por lo pronto, ya sé a quién montarme ahora.
saludos

marichuy dijo...

Evver

Cómo dice Malalrmé? "una tirada de dados jamás abolirá el azar." A veces, yo creo en el azar; el azar caprichoso que suele torcer caminos ya trazados.

Me gusta como describes a Brujas (recién hubo un filme inglés con ese nombre; lo viste? bastante interesante, con todo y que sale el insufrible Collin Farrell; y ahí, el azar juega un papel importante, por cierto). No sé, si Brujas sea más interesante que Venecia, pero que Amsterdam quizá si.

Brujas, para mí, es la melancolía (una muy distinta a la que puede inspirar Venecia); quizá por eso me parece fascinante y algo misteriosa.

Saludos

A dijo...

Brujas mejor que Venecia (no estuve alla, pero lo aseguro [me lo aseguro])

El azar existe por que no podemos demostrar lo contrario. Y por que esta escrito, algunas veces también.

Besos fatalistas
A.

Marina! dijo...

Yo creo que si sos poeta. Solo poruqe tu cielo trascendente es una hoja de papel. Saludos Ever, un abrazo grande para vos y para Naty.