domingo, 21 de junio de 2009

ciberpunk versus telenovelas rosa

La literatura apocalíptica se emparenta bastante con el melodrama rosa de televisión. En ambos casos las situaciones se extreman y el resultado es la completa imposibilidad de una resolución feliz. El melodrama televisivo, al igual que la novela apocalíptica, es un mundo claustrofóbico e intolerable. La muerte, puerta de la liberación, es el gran deseo de cada personaje, aunque no paren de huirle. Las similitudes se acaban en la resolución de las historias. En la telenovela, como hace a veces el arte, los hechos son trastocados con un gran sentido del humor a medida que avanzan los capítulos. Las vivencias más horridas, cuando el dolor parece inaguantable, en los capítulos finales, se transforman en color rosa: risas, besos, casamientos, hijos, felicidad. La ironía llega al punto de mostrar situaciones que de tan cursis se vuelven obscenamente risibles: el galán y la galana se juran mutuo amor leal, los personajes secundarios encuentran pareja, la felicidad baña los rostros, etc. Cuando las telenovelas terminan, nadie recuerda que el desarrollo de la historia estuvo plagado de tragedia, con cegueras, amnesias, muertes, huérfanos y el Mal Absoluto desenvolviéndose a sus anchas en cada rincón. La muerte, esa solución, se re-significa: la nada en la que se pierden los personajes es del color rosa lisérgico. El Mal Absoluto se aparta y da espacio a la luz. Por supuesto, esto no es más que una ironía: ya que nada tiene solución, se exageran las soluciones imposibles. Las telenovelas hacen los finales de historias tan pero tan perfectos que resultan escalofriantes. En la literatura apocalíptica, especialmente en la rabia adolescente del ciberpunk, falta este sentido del humor y los finales son completamente obedientes, amargamente, lloronamente, al desarrollo de la historia. Desaparece todo optimismo y en su lugar solo está la muerte, omnipresente. La risa no alcanza a ser siquiera un máscara para el dolor. ¡Todos vamos a morir, el mundo se está yendo al carajo irremediablemente porque el corazón del ser humano es completamente autodestructivo! Este es el mensaje que nos dan. Y este mensaje, por supuesto, no nos aporta absolutamente nada. Pues lo sabemos desde siempre. Lo único seguro en esta vida es la muerte. Y nos la causamos de la única manera posible: viviendo. Por tanto puede decirse, si lo miramos en un plano puramente intelectual, que el ciberpunk y el resto de la literatura apocalíptica llevan las de perder frente a los guiones de telenovelas.


Fragmento del cuento "Osobuco",
Junio 2009
(Este post es de inauguración del vestido nuevo)



.)

9 comentarios:

marichuy dijo...

Ever

Muy interesante análisis comparativo.

Antes de leer esto, jamás se me habría ocurrido semejante paralelismo. Uno pensaría que la literatura ciberpunk, era por lo menos... algo más oscura y dotada con un poquito más de gracia, que las historias de las telenovelas. Hace años que no echo ojo a alguna telenovela mexicana, pero hasta donde recuerdo, todas rayan en la estupidez argumental y comparten el gusto por los finales predecibles, cursis, edulcorados y felices.

Saludos

marichuy dijo...

Ups, se me olvidó: como soy medio dark, me gustó tu nueva "imagen"

Saludos otra vez

N. dijo...

supongo que los dark tambien son unos romanticos empedernidos y noveleros, me imagino que tener esa vision tan oscura de la vida, tan apocaliptica es la mejor forma de sentarse a esperar que aparezca una novela color rosa que los saque de su asquerosa negritud. o mejor aun, desilusionados de la vida comun que es la vida, se vuelcan a la oscuridad perpetua, tal vez algun vampiro pueda sorber su delicada sangre y salvarlos de lo mediocre de esta vida terrenal humana que nos obliga a tomarnos todos los dias un tren con gente transpirada y con olor a choripan, en el mejor de los casos...
muy empresarial esta la cosa, asi obliga a ser gente seria.
besos
LAcrimosa

A dijo...

Wow, quedo padrisima tu nueva decoracion. Felicidades.

Entonces ¿tu no crees que el mundo se acaba en el 2012?...perdon..mal chiste

besos hecatombicos
A.

Strika dijo...

Mejor leamos/veamos otras cosas. Ni telenovelas ni novelas ciberpunk.

Habiendo tantas cosas tan interesantes....

Un saludo

kurubeta dijo...

Abanti Ever, pega la nueva imagen apo-kapiltika!
dachau pio es tu colaboraition en anto Yubia negra en yiyi jambo?
oikoite!
abraxos!

W dijo...

Mi Ever...

No veo telenovelas.... como dice Marichuy son un atentado a la inteligencia.... y no creo que me hicieran reír (ni tantito) por ridículas (cuando veo algo tan estúpido, me retuerzo como almeja con limón y lloro)

Y la literatura ciberpunk... se va al extremo...

Como dicen en mi pueblo "Ni tanto que queme al santo, ni poco que no le alumbre"

Heyyyyyyyyyyyy

Me gusta el nuevo look!!!!!!!!!

mariano skan dijo...

Estoy recordando alguna novela ciberpunk, creo que a ese casillero no llegué. Blade runner es ciberpunk? esntonces una maza, la chica de peinado loco que no sabe si es replicante y el de miami vice y la historia del crimen que hace grullas de pelpa y Harrison Ford que no parece indiana. Blade runner es la lluvia, el sonido de vangelis y los fideos comidos con palitos en un puesto lleno de vapor.
para mi el ciberpunk es mejor mirarlo que leerlo.

saludos

e. r. dijo...

Hola a todos!
Parece un poco exagerado el texto, pero obedece a una lógica del cuento.
Por otra parte, las telenovelas son desesperantes siempre, pero desde un abordaje particular uno puede obtener incluso una mirada al mundo que se condice con los chistes verdes, en incluso con el ballet y el resto del arte contemporáneo.
saludos