jueves, 20 de noviembre de 2008

Resumen argumental


Cierto personaje de novela es la representación del género humano. Como es a la vez demasiadas personas, está lleno de impulsos, pasiones, sueños y delirios contradictorios. Y todo el tiempo está conciente.

Al final de la novela, el personaje se desintegra. Se libera, ya no carga con el peso de la representación.





.

5 comentarios:

Ojaral dijo...

sí, pero pa' esto nos endilgó vaya uno a saber cuántas páginas de berrinches esquizoides! Mejor que se desintegre al principio y se represente nada más que a sí mismo. Va a ver que queda más lindo.
Saludos!

e. r. dijo...

jajajaaja!!! buenísmo.
pa la próxima lo tomo en cuenta.
Gracias por la visita!

Humberto dijo...

No chera'a, parece que ese proyecto implica una trama... y eso está prohibido...no sea que Delés senoje contigo. Buscate mejor un personaje decadente que se hunda que
se hunda
que
se
hu
n
d
a..
has
ta
la
mas
med
u
l
a
a
a
a

Alejandro dijo...

a mi me gustó igual, pero en realidad me hace acordar a un cuentito de un libro que lanzó ediciones de la ura, ta bueno. mañana te paso el dato, x q me olvidé el libro por ahí.

e. r. dijo...

Humbert! oh, lo de la trama, ya está implícita, completa más bien, el resto sería agregados...
Ale, no conozco el de la ura, pegaría que me mandes si podés.
saludos